TOP NEWS
Coaching icon Ernest Holland commits to video interview to document history of American Football in Panama. 
A+ A A-

Las cosas sencillas de la vida... no es necesario agendarlas

Written by Fidel Reyes E.
for PanamaAmerica.com January 16, 2014

Agobiado por el trabajo diario que implica compromisos, reuniones de negocios, visitas de inspección, eventos corporativos y un sinfín de detalles en la agenda me di a

Agobiado por el trabajo diario que implica compromisos, reuniones de negocios, visitas de inspección, eventos corporativos y un sinfín de detalles en la agenda me di a la tarea de hacer un alto y cambiar la rutina del día a día.

Seguramente, al igual que usted, soy el responsable para que la estabilidad familiar y económica llegue a un balance equitativo, sin embargo, ese balance puede inclinarse a un solo lado si no ponemos el contrapeso correcto.

Les comparto que mi hijo forma parte de los Raiders del colegio Brader, cada semana se preocupa por no faltar a su entrenamiento para estar en mejor forma para el partido del fin de semana. Normalmente, y debido a mi agenda, solo me enteraba de su avance al llegar a casa ya tarde, al escuchar cómo se emocionaba por las nuevas jugadas y la condición física que iba logrando. Conforme pasó el tiempo caí en la cuenta de que no estaba ahí para poder presenciar y compartir este logro que día a día era más importante para él, y me di cuenta de que muchas veces algunas cosas que yo consideraba quizá “más importantes en mi agenda” me desviaban de poder presenciar su práctica.

Pues bien, me di a la tarea de “agendar” sus entrenamientos, así es, cada cierto tiempo le dedico espacio valioso para compartir con él esa hora, ese momento, ese tiempo en el que él se emociona, se frustra, se entrega para después llegar a casa y compartir juntos el éxito del día. Créanme, el haber hecho esto me ha ayudado más a mí que a él mismo, cada vez que voy a verlo mi estrés baja, la presión del día se diluye y el humor por supuesto cambia, esa escala antes de casa desde el trabajo me ha servido como catarsis personal y al mismo tiempo de convivencia con él y sus amigos. Regresar del entrenamiento escuchando música de mis tiempos y verles la cara de sorpresa por lo que escuchamos te quita cualquier problema de la cabeza.

Seguro no lo saben, pero desde hace cuatro años formo parte del equipo de hidratación de los Raiders del Brader, sin embargo, esta temporada ha sido totalmente diferente, él ha crecido tanto física como mentalmente, que poco a poco se ha convertido al igual que sus compañeros en pequeños hombres. Cada fin de semana disfrutamos de cada jugada, cada esfuerzo, cada triunfo y cada derrota, pero lo más valioso es lo que he aprendido de este grupo de jóvenes, esa pasión por lo que hacen, ese cuidado de uno por el otro, ese apoyo de hermanos que sus les han inculcado y el espíritu de apoyo de todos sus padres.

COACHES

La cosa no termina ahí, cuando volteo y veo a mi alrededor un grupo de chiquitines emocionados por ayudarnos a hidratar a nuestros guerreros en la cancha me siento privilegiado de poder ser auxiliado por estos pequeños con toda la emoción de entrar al campo y ser parte del juego, otra razón más para olvidarse del estrés.

Contar esta historia me da una gran satisfacción, esta actividad une a chicos y grandes y nos permite compartir por semanas las emociones vividas. Personalmente y en conjunto con Luis, mi compañero infalible de hidratación, nuestra actividad se enriquece aún más con dos asistentes de lujo, nuestras hijas, ambas con una energía indescriptible, con gusto y gracia por ofrecer agua a nuestros jugadores y con una sonrisa permanente que contagia a chicos y grandes.

Por supuesto, después de un juego apretado y más con un clima de lluvia ya se podrán imaginar cómo queda el carro, el lodo se le ve por casi todos los rincones, excusa ideal para lavarlo, y, por supuesto, disfrutar otro momento , como dicen las propagandas, disfrutar en conjunto con tus hijos y mostrarles que cuidar las cosas significa también limpiarlas uno mismo. De vez en cuando debemos recordar que nuestros padres y abuelos seguramente realizaban esta actividad a manera de relajamiento y de cuidado de sus autos.  Gracias a esta actividad, pude aprender a manejar, con la excusa de lavar el auto. Mi padre me permitía estacionarlo y darle la vuelta para poder lavarlo del otro lado y no exponerme al paso de los autos; qué buenos tiempos aquellos, cuando nos encantaba sacarles brillo a las llantas y dejar el tablero del auto reluciente, aquellos momentos se han olvidado con el paso del tiempo.

PRICELESS

Ver a mi hija lavar las llantas y la carrocería “hasta donde alcanza” es simplemente espectacular, el que aprecie y disfrute una actividad en comunión conmigo y que al final podamos sonreír de un trabajo bien hecho nos deja listos para un buen baño y el ritual final del domingo, preparar un exquisita BBQ acompañada de chorizos, tasajo de pollo, yuca frita, un poco de ensalada y nuestra bebida de preferencia.

Piense cuántos de estos momentos se está perdiendo por no tenerlos “agendados”. Piense por un momento que al igual que las citas o reuniones que se cancelan estos momentos no volverán o se perderán. Piense por un momento que las cosas más sencillas de la vida son aquellas que nos involucran como seres humanos.

…Piense que las cosas más preciadas no siempre están agendadas.

Rate this item
(0 votes)

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

back to top

Register

User Registration
or Cancel